sábado, 29 febrero 2020, 02:40
Imprimir esta página
Miércoles, 08 Enero 2020 06:15

Trump: ¿Victoria sobre un barril de dinamita?

Escrito por  Nicanor León Cotayo / Especial para CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)
Niña muestra cartel que dice «Trump es un asesino» durante una muestra de condolencia por muerte de general iraní en Malasia. Niña muestra cartel que dice «Trump es un asesino» durante una muestra de condolencia por muerte de general iraní en Malasia.

La agencia noticiosa española EFE hizo un análisis sobre la peligrosa crisis en la que Donald Trump mezcla a Irán.


Lo inicia este lunes diciendo lo siguiente:

Hasta ahora nada le ha funcionado a Donald Trump para frenar el juicio político en su contra.

Sumergir al país en una crisis de proporciones impredecibles con Irán se convierte «en su última carta».

En un arriesgado intento que podría salirle «muy caro».

Los medios han descrito la orden de Trump para acabar con la vida del poderoso comandante iraní Qasem Soleimaní como una decisión tan agresiva, que «dejó estupefactos» a jefes del Pentágono.

Mientras, añaden tales medios, Trump lo justifica con el peligro de un «supuesto ataque inminente».

Luego EFE escribe: antes que Trump, los presidentes George W. Bush (2001-2009) y Barack Obama (2009-2017) sabían dónde estaba Soleimaní.

El militar iraní no se escondía y todos en Washington le catalogaban como arquitecto de la política de Teherán en Oriente Medio, sentenció.

Sin embargo, recordó también el órgano periodístico de Madrid, antes que Trump, ningún presidente se atrevió a atentar contra la vida de Soleimaní.

¿Motivo? Que el precio podría ser demasiado alto, y las consecuencias, impredecibles.

Entonces, ¿por qué el mandatario dio ahora ese paso?

Respondió a EFE Michael Traugott, profesor de la Universidad de Michigan y experto en opinión pública.

Posiblemente, afirmó, Trump tuvo en cuenta dos importantes acontecimientos: el juicio político en su contra y las próximas elecciones presidenciales de noviembre, cuando Trump buscará su reelección.

«Lo que él quiere —opina el profesor Michael Traugott— es que los medios y los miembros del Congreso hablen de otra cosa que no sea el juicio político».

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, anunció el lunes que votarán para limitar los poderes de Trump encaminados a lanzar una agresión contra Irán.

El análisis estima que, por ahora, Trump ha tenido éxito, aunque no se descarta lo contrario.

Ha repetido que no desea ir a la guerra con Teherán, así como que quiere sacar al país de guerras interminables en Oriente Medio.

Sin embargo, sentencia el análisis de EFE, parece que, esta vez, se ha dejado arrastrar por la vanidad.

Y sobre todo, el deseo de mostrar la supremacía militar de su país.

Según el profesor Traugott, «para Trump, demostrar fuerza es ordenar un ataque sin consultar a líderes extranjeros, una acción agresiva independiente».

Aunque eso tiene un precio, pues a continuación del bombardeo en las cercanías del aeropuerto de Bagdad, varios aliados, incluidos Francia, Alemania y Reino Unido, manifestaron su «preocupación» por lo acontecido.

Y, como secuela, el secretario de Estado, Mike Pompeo, ha tenido que pasar los siguientes días al teléfono tratando de calmar los ánimos.

Y a pesar del gradual rechazo al ataque en el mundo, según EFE, la base electoral de Trump, donde prima la derecha dura, lo aprueba frente a Irán.

Pero otros aclaran que, si la crisis escala y se transforma en una guerra con muertos estadounidenses y envío masivo de tropas, no sería igual.

Visto 1387 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar