sábado, 29 febrero 2020, 02:57
Martes, 10 Diciembre 2019 06:10

DE CINE EN CINE: Deseo y buenas intenciones

Escrito por  Yuris Nórido / CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)
Las buenas intenciones. Las buenas intenciones.

Dos óperas primas que abordan desde la nostalgia historias familiares de amor, necesidad y dependencia… y que pulsan sentimientos que se concretan de disímiles maneras.

Hay filmes que se arman desde la pura emoción, sin que hagan falta grandes despliegues. A Las buenas intenciones (Argentina, Ana García Blaya) y El deseo de Ana (México, Emilio Santoyo) les han bastado guiones bien filmados y excelentes interpretaciones para conmover con las verdades que presentan. Porque de eso se trata, de pulsar historias cotidianas e íntimas, que alcanzan su singularidad lejos de la vista de los demás. Cada uno de nosotros pudiera ser objeto de una película: bastaría que alguien supiera (y quisiera) contar bien nuestras peripecias.


En los dos casos se ha prescindido de la hojarasca, del alarde de una puesta esplendorosa. Lo adjetivo no ocupa jamás el lugar de lo sustantivo, o sea, de los sentimientos que animan a los protagonistas: el amor, la necesidad, la dependencia... que se concretan en líneas dramáticas bien planteadas, coherentes, presentadas sin maniqueísmos, regodeos o lugares comunes.


Y en los dos casos se habla de la familia… aunque el impulso varía. En Las buenas intenciones es la relación estrechísima entre padres e hijos, que resiste todos los embates. En El deseo de Ana se trata de la pasión entre dos hermanos, raigal y avasalladora, un vínculo que pudiera resultar epatante para quien lo viera desde afuera. Algo tienen en común las dos cintas: la evocación nostálgica (grabaciones, fotografías de antaño) deviene columna vertebral.

alt
El deseo de Ana.


Ni una ni otra película pretenden juzgar, evaluar, sentar cátedra… sencillamente muestran desde una sensibilidad. Con economía de recursos (que no carencia), con buen gusto y precisión. Filmes como estos demuestran que el buen cine también es el de las pequeñas historias, las que nacen, crecen y mueren detrás de cualquier puerta de vecino. Muchos realizadores sueñan con filmar la gran película, la que ofrezca todas las respuestas. Otros, mientras, hacen películas más pequeñas y entrañables.


Las buenas intenciones y El deseo de Ana compiten en el apartado de óperas primas del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.

Visto 1123 veces Modificado por última vez en Miércoles, 11 Diciembre 2019 04:09

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar