viernes, 13 diciembre 2019, 16:14
Martes, 03 Diciembre 2019 11:47

Se nos fue La Gacela Oriental

Escrito por  Lemay Padrón Oliveros / Especial para CubaSí
Valora este artículo
(8 votos)

Miguelina Cobián fue protagonista en la única presea olímpica de Cuba en la velocidad para damas, en la amplia historia de la mayor de las Antillas en citas bajo los cinco aros.

Hoy en día es toda una quimera ver a una velocista cubana en los planos estelares, pero la santiaguera Miguelina Cobián no solo se rodeó de la elite de su deporte a mediados del pasado siglo, sino que fue protagonista en la única presea olímpica de Cuba en la velocidad para damas, en la amplia historia de la mayor de las Antillas en citas bajo los cinco aros.

Tras debutar internacionalmente como los grandes en los Juegos Centroamericanos y del caribe de Kingston 1962 (oro en 100 y plata en el relevo 4x100), dio la clarinada al avanzar hasta la final del hectómetro en los Olímpicos de Tokio 1964, algo que ninguna mujer latinoamericana había conseguido hasta entonces.

Cuatro años más tarde alcanzó el logro más importante de su carrera deportiva, al conseguir la medalla de plata junto a Fulgencia Romay, Marlene Elejalde y Violeta Quesada, en el relevo 4x100 metros planos de México 1968, tras recibir en el último tramo en la quinta posición.

Anteriormente había ganado los cetros en los Centrocaribes de 1966 y agregó otros en los de 1970 (única velocista en la historia en obtener tres medallas de oro consecutivas en pruebas de velocidad), y otros metales en Universiadas Mundiales, y aunque en Panamericanos solo se coronó en la posta, cerró su carrera con 14 preseas en citas regionales, entre las máximas premiadas de estas lides.

Desgraciadamente sufrió una seria lesión en los Panamericanos de Cali 1971 que le cercenó su carrera deportiva, con solamente 29 años, cuando podía sumar muchos más lauros a su palmarés, en especial el ansiado oro continental, pero en definitiva dijo adiós meses después con ese sinsabor.

No obstante, ya su nombre estaba escrito en tinta imborrable en el deporte cubano, al que siguió tributando después de su retiro como entrenadora, y luego en la Comisión de Atletas, hasta que la salud se lo permitió.

En noviembre del año 2005 su trayectoria fue reconocida por la Confederación Centroamericana y del Caribe, que la exaltó a su Salón de la Fama.

Tras el adiós de su generación la velocidad femenina cubana cayó en un letargo del cual todavía no se recupera y tampoco se avizora nada en el futuro inmediato, una de las cosas que la entristecía sobremanera, como nos comentó en una ocasión, en la que seguía desbordando vitalidad pese a estar gravemente enferma. Así de grande era La Gacela Oriental, a quien descubrió nada menos que el legendario corredor checo Emil Zátopek.

Visto 396 veces

Comentarios  

 
#1 Zarza 04-12-2019 09:27
Nuestras velocistas estan ahi, en las paradas de las guaguas, en la tiendas de CIMEX, en el turismo, en los institutos de investigacion cientifica, en los centro de enseñanza primaria, secundaria preuniversitari as y de la educacion tecnico profesional quizas hasta en las Universidad o en el hogar algunas (las mas comodas) dedicadas a educar y criar a sus hijos; pero no las encontramos no solo por q no las buscamos bien en la base, sino por q la estructura presente tiene q crear aun mejores condiciones para ello, porq no las educamos en todos los ordenes no solo en el fisico, sino tambien en el espiritual y moral, sino integralmente, cdo tengamos un mejor y mas eficiente sistema de deteccion de estas proto-atletas, pues empezaran a aparecer y lograrse resultados, como dijo el Comandante luego de los JO del Beijing "nos hemos quedado atras, nos hemos dormido en los laureles, mirando el pasado, y no estamos haciendo todo lo posible por explotar y encauzar los recursos y el material humanos con que contamos" y nos convoco a trabajar y le hemos fallado, hemos perdido las motivaciones y el impetu para lograr los exitos a los cuales podemos aspirar por derecho propio, pues tenemos creo yo aproximadamente el material humano similar al q existe en toda la region del Caribe y CentroAmerica, y no aparecen, porq?, ¿q nos falla, donde esta nuestro error!!, hay q seguir buscando y trabajando sin descanso cambiando todo lo q debe de ser cambiado, hasta lograr el objetivo propuesto, ese es el quid de la cuestion, Yipsi y su colectivo ataquen y sin piedad hasta lograr compulsar a nuestras mujeres, q lleva sacrificio, sudor, dedicacion, abnegacion, abstinencia, pero el fruto es tan hermoso q vale la pena seguir intentandolo hasta el cansancio.
Este seria el mas digno homenaje que le podriamos brindar a la memoria de nuestra querida y bien amada "Gacela Oriental", de lograr descubrir una sola, pues ya estariamos cumpliendo el deseo insatisfecho con el cual ella murio, sin obtener su sueño, honrremosla todos los dias hasta lograr el proposito por el cual ella lucho hasta su hora de partida, hacia la inmortalidad deportiva y ciudadana.
Buen dia al foro, RIP Miguelina Cobian nuestra relampago del Caribe !!
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar