viernes, 13 diciembre 2019, 03:31
Martes, 19 Noviembre 2019 16:43

Tres muertos en nueva jornada sangrienta por represión en Bolivia

Escrito por  PL
Valora este artículo
(0 votos)

El rastro de sangre que deja la represión contra las protestas sociales en Bolivia cobró hoy las vidas de tres civiles inermes, mientras el presidente exiliado Evo Morales llamó a los militares a dejar de disparar contra el pueblo.



'Pido a los militares patriotas y nacionalistas dejar de usar contra nuestros hermanos bolivianos el equipamiento que les dotamos con recursos conseguidos gracias a la lucha del pueblo', señala un mensaje de Twitter de Morales.

El líder indígena les pidió también 'que las Fuerzas Armadas no manchen su honor con la sangre del pueblo por sostener a un gobierno de facto' al que comparó con las dictaduras militares que asolaron al país en décadas anteriores.

La represión se enfocó hoy en una sangrienta operación de desbloqueo de la planta de distribución de combustibles de la vecina ciudad de El Alto, que abastece a La Paz, en la que militares y policías usaron blindados y helicópteros.

Los uniformados llegaron custodiando una caravana de camiones cisternas utilizados para transportar combustible a la desabastecida La Paz y, según testigos, se lanzaron contra el cerco humano lanzando gases lacrimógenos que fueron respondidos por la gente con piedras, ante lo cual las tropas dispararon.

El saldo fue de tres muertos, aunque hay versiones de que el saldo trágico sería mayor.

En el hospital holandés, el médico Juan José Claros, responsable de emergencias, informó que recibió 18 heridos, de los cuales murió uno y tres se encuentran graves, mientras el médico Ayben Huaranca dijo que otro civil murió de un disparo en el corazón, mientras intentaba atenderlo.

Tras declararse conmovido y triste porque el joven herido murió en sus brazos, Huaranca denunció que los uniformados siguieron disparando sin respetar su vestuario blanco de médico y llamó, al igual que su colega Claros y la Defensoría del Pueblo, a otros colegas y enfermeros a acudir a El Alto a socorrer a los heridos.

En el Hospital Japonés de la ciudad se exhibió una lista de un muerto y siete heridos.

Otra forma de represión consiste en criminalizar a los opositores de la autoproclamada Áñez, pues los diputados derechistas Rafael Quispe y Wilson Santamaría anunciaron que denunciarán penalmente al diputado del Movimiento al Socialismo (MAS) Franklin Flores y a cuatro alcaldes de barrios de El Alto.

Los legisladores imputaron a los cinco masistas de instigar las manifestaciones y cometer los delitos de alzamiento armado, instigación pública a delinquir, asociación delictuosa y financiamiento al terrorismo, y pretenden denunciar a más legisladores del MAS.

Los derechistas pidieron ayer con amenazas a la Fiscalía de La Paz que abra proceso por delito de terrorismo y otros a los exministros de la Presidencia, Juan Ramón Quintana; Interior, Carlos Romero, y Culturas, Wilma Alanoca, así como al periodista Hugo Moldiz, al dirigente de los cultivadores de hoja de coca Andrónico Rodríguez y otros.

Visto 332 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar