jueves, 12 diciembre 2019, 17:57
Lunes, 18 Noviembre 2019 05:11

EN LA GUAGUA: De aquí no se mueve nadie hasta que aparezca la cortesía

Escrito por  Giusette León García / CubaSí
Valora este artículo
(11 votos)

Algo así pensaría el chofer del P6, en la parada de Cuatro Caminos, cuando subió a la guagua aquella joven con su bebé cargado y él, con aire decidido, dejó el timón y les habló a los pasajeros:


―Arriba, algún hombre que se pare y le dé el asiento a esta muchacha que tiene un niño de brazos.

A esa hora, el paisaje de la calzada era más atractivo que nunca, mirar celulares, revisar carteras, rascarse el tobillo y hasta algún que otro libro se pusieron especialmente interesantes; todo menos mirar a los ojos del chofe, que no parecía tener intenciones de desistir.

―Vamos, ¿quién se levanta? Esta muchacha se tiene que sentar, no arranco hasta que le den el asiento.

Nada parecía inquietar a los pasajeros acomodados, incluso a los que iban en las butacas amarillas, destinadas oficialmente para estos casos.

Como al tercer llamado de atención, alguien le cedió por fin su lugar a la joven madre y el chofer pudo regresar tranquilo a su puesto. El P6 siguió su camino rumbo al Eléctrico, luego de una lección práctica de educación cívica y solidaridad elemental.

Visto 3707 veces Modificado por última vez en Martes, 19 Noviembre 2019 04:16

Comentarios  

 
#14 Diamelis Matamoros C 10-12-2019 23:06
Bueno que les cuento así mismo ocurre soy madre joven tengo 28 años no fue casualmente en la guagua esta vez pero si en la oficoda de centro Habana en Neptuno y no recuerdo la otra calle. Sus trabajadoras como los clientes que reciben demostraron una insensibilidad tremenda en cuanto al tener niños pequeños y hacer las interminables, aparatosas, dolorosas y maltratadas colas que se hacen en ese lugar para obtener un trámite cómo darle acta a un niño en la libreta. No solo fue el hecho de que los niños palos lloraban de las horas en colas y los regalos constantes de sus madres es que no la cola ni sus funcionarias tomaron medidas de hacer la situación más fáciles para esas madres y lo más doloroso solo habían dos hombres dentro de la entidad todas éramos féminas y no fueron capaces de al menos darnos el chance o pasarnos intercalada en la cola. Es triste que con tantos años de educación inversión y esfuerzo gratuito de nuestro estado para darnos una educación y formación tanto en valores como teóricos se creen situaciones tan sencillas como estás.
Considero que el llamado periodo especial removió todos los principios conquistados con la revolución la necesidad de subsistir nos provocó olvido y descaro perdonando la palabra y que actos tan leves disímiles y humanos se hayan ido a la porra incluso entre las propias madres tías y abuelas cubanas, salvando a las que como pocas pensamos en el progimo en algo tan sencillo como una cortesía a una silla.
 
 
#13 Neisy 19-11-2019 20:56
Pues yo soy madre joven y me indigno con estas situaciones a diario. Cuando no voy con mi beba y logro sentarme más bien soy guardiana del asiento en espera de una embarazada o niño pequeño para ceder mi asiento. En mi opinión todos los asientos deberían ser amarillos, porque en ocasiones esos están ocupados y la gente indiferente no se conmueve y te deja parada
 
 
#12 ernesto 19-11-2019 16:58
Hay que imponer la disciplina
 
 
#11 Leonardo Sánchez 19-11-2019 08:27
FELICITACIONES A ESE CHOFER QUE POR CIERTO DEBIERON PUBLICAR SU NOMBRE Y APELLIDO Y A LA BASE QUE PERTENECE.
 
 
#10 rodolfo valdes 18-11-2019 22:09
FELICIDADES A LEON GARCIA, POR SU PUBLICACION. ATENCION
YO PROPONGO UNA SECCION DIARIA DE ESTOS TEMAS EN ESTAS PAGINAS.
HAY QUE DENUNCIAR LO MAL HECHO Y FELICITAR LO BUENO. MOSTRAR LAS IMAGENES DE ESTOS REVOLTOSOS, QUE QUIEREN CREAR PANICO EN LA SOCIEDAD
 
 
#9 Dr. Carlos M Santana 18-11-2019 15:15
Excelente papel desempeñado por el chofer de la Guagua, pero ese no es su función les corresponde a las autoridades correspondiente digo para poner nombre (a la policía de tránsito), porque no crear un cuerpo para imponer la disciplina en todas sus variantes que vemos a diario en nuestro transporte publico la cual no se suplica se hace cumplir por cualquier vía y no me digan que la educación porque si fuera así el conductor no tenía que proceder como lo hiso. Es verdad que desde el hogar se inicia la educación y se perfecciona en la escuela y en la calle imitando los buenos ejemplos, así como la cortesía o al menos es lo que me enseñaron desde niño, pero si no lo entienden por esta vía hay que recurrir a la multa porque en la Guaguas está señalado los asientos de los minusválidos y embarazadas, ahora resta hacer cumplir lo indicado.
Recuerden que la letra entra con DISCIPLINA rígida no suplicando. Por naturaleza somos indisciplinados solo la ley nos hace disciplinados hacerla cumplir pues.
Napoleón dijo algo parecido a que los hombres solo obedecen al dolor y al amor.
 
 
#8 pedrorlando 18-11-2019 14:47
Aún me cuesta trabajo creer lo que se dice que sucedió en el Mercado de Cuatro Caminos y espero que los medios informativos, el Gobierno de la provincia o alguien informe oficialmente para no tener que escucharlo y verlo por las redes. Como siempre pasa, tenemos que enterarnos por los comentarios callejeros o por las agencias extranjeras. De ser cierto ese repugnante incidente demuestra la gravísima situacion que presenta nuestro país, o al menos en la Capital, la ausencia de educación formal, la incivilidad que reina en todas las calles de La Habana y el irespeto y falta de valores éticos que subyace en grandes estratos de la población capitalina. Acabamos de cumplir 500 años y en medio de los festejos se produce este bochornoso espectáculo. Las fuerzas del orden tienen que ser más enérgicas en estos casos, sin llegar a extralimitarse, hay que imponer el orden porque de lo contrario la delincuencia nos ganará las calles.
 
 
#7 Pargas 18-11-2019 12:43
Felicitaciones para ese chofer que con su actuar rescata valores cubanos. que sirva de ejemplo. debía de hacerse viral en las paginas wed que tanto visitamos.
 
 
#6 Julio Enrique 18-11-2019 11:47
Es difícil de aceptar, pero estas cosas suceden con mucha frecuencia en nuestro país. Como mismo suceden miles de hechos altruistas, ingeniosos, solidarios, que a fin de cuentas son los que tenemos que generalizar.
Somos un país donde la educación es gratis, pero la formación de valores va más allá de las aulas. Hay quienes no tienen tanto nivel escolar y son personas llenas de educación formal, de cortesía.
Siempre he dicho que para dar un asiento en una guagua no hay que ser hombre o mujer, sencillamente hay que ser una buena persona. Sabemos las dificultades existentes con el transporte, y que los asientos destinados a mujeres embarazadas, niños pequeños o impedidos físicos, a veces se tornan difíciles de acceder. ¿Cuanto cuesta que alguien se levante para dar un asiento aunque no sea de los amarillos? ¿Cuánto cuesta que las propias mujeres sean solidarias con quien lleva un niño en brazos, si son ellas mismas las que por lo general más saben lo que se agradece un gesto así? ¿Cuánto cuesta que los hombres brinquen como pelotas de ping pong ante la presencia de cualquier mujer, niño, anciano, o persona al fin necesitada de un asiento?
Hagamos que la cortesía no sea algo coyuntural, que no se limite a dar un asiento sino a todas las esferas de la vida.
 
 
#5 manuel. 18-11-2019 11:43
Así mismo Comentario 3 Marga. lo del mercado 4 caminos . enterarnos por las redes sociales. todavía estoy esperando que por nuestro medios den bien la noticia. no escuetamente. la realidad del Por que lo serraron. los animales de la selva son mas organizados. en cuanto al escrito de la periodista. esto ocurre a diario. en cualquier ómnibus. no solo eso. cosas peores. que ya se han vuelto cotidianas y parece hasta normal. en cualquier momento. el que tenga deseos de orinar orinara en el mismo ómnibus. no exagero. móntese de noche en cualquier P. si es un Fin de Semana mejor. cuando monte un Grupo de muchachos. si quieren orinar los demás le hacen la Pala. van para el Final. he visto como el Liquido corre hacia adelante. no es mentira.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar