lunes, 22 octubre 2018, 21:31
Sábado, 01 Septiembre 2012 08:25

«Deconstrucciones»: muros que hablan (+ FOTOS)

Escrito por  Elizabeth López Corzo
Valora este artículo
(4 votos)

El fotógrafo estadounidense Charles Anselmo expone en la Fototeca de Cuba «Deconstrucciones», un paralelo entre La Habana y Nueva Orleans a través del paso del tiempo.

El fotógrafo estadounidense Charles Anselmo expone en la Fototeca de Cuba «Deconstrucciones», un paralelo entre La Habana y Nueva Orleans a través del paso del tiempo.

 

Estas dos ciudades, exóticas y famosas por su música y su gente, guardan en sus edificios abandonados innumerables historias ajenas a las multitudes y más bien pertenecientes a la soledad, a la memoria.

 

Deconstrucciones, en la Fototeca de Cuba

 

Mediante fotografías de gran formato en papel y seda, Anselmo hace visibles construcciones deshabitadas —de aquí y de allá—, destruidas, que han sido víctimas del fuego, del descuido, de la inclemencia del mar o la lluvia.

 

Las impresiones en tela simulan sábanas al viento como las que cuelgan habitualmente de nuestros antiguos balcones derruidos. Pero esta vez las sábanas no son blancas, como dice la canción de Gerardo Alfonso, sino casi transparentes, como espejos que reflejan en su arco lo que la luz alcanza a mostrar.

 

Deconstrucciones, en la Fototeca de Cuba

 

Esa tela tan suave y fina, símbolo de la delicadeza y la bonanza, refleja ahora viejas estructuras, rústicos espacios que nos inspiran tristeza, o al menos, nostalgia, que es la manera en que casi siempre evocamos el pasado.

 

En el tejido vemos imágenes de la misma ciudad: ventanas viejas, columnas ya sin resistencia, enjambres de cables eléctricos que trepan por los muros, el polvo en el suelo, los pasillos solitarios, las paredes con bellísimos mosaicos, de esos que ya nadie fabrica para las casas modernas…

 

Deconstrucciones, en la Fototeca de Cuba

 

Son precisamente esos chorros de luz que penetran en la galería la bendición de estos sitios que un día fueron morada de gente común y que hoy encuentran la belleza en las ruinas, en la gloria perdida.

 

Anselmo se aprovecha muy bien de cada detalle del paisaje que fotografió y no pierde cuidado de los distintos artículos que aún permanecen en esos sitios.

 

Barrio Chino, Deconstrucciones

 

Las libretas escolares, la pizarra y las sillas de los alumnos, el horno microwave en aquella cocina, o el trozo de bicicleta que duerme bajo un arquitrabe plagado de raíces en el Barrio Chino, dan fe de un tiempo no lejano que, sin embargo, los humanos de ese entorno decidieron dejar atrás.

 

Deconstrucciones, en la Fototeca de Cuba

 

Deconstrucciones, en la Fototeca de Cuba

 

Hoy, en esa vejez forzada habita la soledad, ahí se esconden los recuerdos para poder sobrevivir a la muchedumbre que desborda la ciudad al otro lado y que prefiere no ver o no pensar en esos muros que encierran tantas historias y que una vez le pertenecieron.

 

Deconstrucciones, en la Fototeca de Cuba

 

Las fotografías de Anselmo hacen poesía, su mirada es la de alguien que conoce bien el presente e insiste en hacer un homenaje a la memoria.

 

Deconstrucciones, en la Fototeca de Cuba

Visto 2611 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar